Kerr reconoce que es difícil decirle a Curry que no juegue



OAKLAND – Stephen Curry volvió a acompañar a sus compañeros en la banca de Golden State Warriors durante el Juego 2 ante Portland Trail Blazers. Antes de que comenzara el encuentro, el armador estuvo presente en el vestuario y fue partícipe de las bromas y las risas que provenían de la sala de masajes. Marresse Speigths sonreía en la distancia mientras se preparaba para la cita, sin poder verles pero escuchando el buen ambiente que reinaba antes del encuentro.

La salida de Curry a las taquillas coincidió con el silencio en la sala contigua. Saludó y caminó con normalidad para recoger los boletos que le correspondían a sus invitados mientras miró rápidamente su asiento, las perchas de las que cuelgan varias camisetas de los Warriors con su nombre a la espalda y decenas de pares de tenis de la marca que le patrocina.

Aunque lleva la situación de su baja con normalidad, sus ansias por regresar permanecen intactas a pesar de los dolores en el ligamento medial colateral de la rodilla derecha. Pocas horas antes de acudir al Oracle Arena, Curry practicó lanzamientos a canasta junto a uno de los asistentes de Curry. Esperó a que sus compañeros se marcharan, aún no está listo para entrenar al ritmo habitual. Sus días se reducen a rehabilitaciones continuas que están aumentando la sensación de esperanza para que su regreso se produzca en el Juego 3 de la serie. Cuánto antes mejor para todos, sin embargo, la cordura debe primar sobre los deseos de un Curry que se muere de ganas por pisar la duela de nuevo, algo que no sucede desde tres partidos y nueve días eternos. Entre el leve esguince en el tobillo que sufrió en el Juego 1 frente a Houston Rockets y ahora, Curry ha jugado 19 minutos de 240 posibles.

“Fue difícil decirle que no en Houston cuando pensó que estaba listo para jugar”, reconoció un Kerr movido por una lógica que no cambiará en la actualidad. “Lo mejor era que practicara durante dos días y viera si estaba listo, cosa que hicimos. Esta vez queremos hacer lo mismo. En si estará al cien por cien, es más lo que nos diga el staff. En si está en riesgo de empeorar. Si no lo está y nos dicen que no hay riesgo, entonces jugará”, agregó.

El vigente Coach del Año se mantiene positivo con respecto a la pronta recuperación de Curry, quien se lesionó la rodilla durante el Juego 4 de la serie ante Houston después de resbalar en una jugada fortuita.

“Está yendo bien. Continúa con el proceso de rehabilitación y está mejorando en la manera en la que queríamos, pero aún no ha practicado con el equipo en este punto”, argumentó. El staff de entrenadores me mantiene al tanto cada día”.

Entre el Juego 2 y 3 ante los Trail Blazers, ambos equipos contarán con casi cuatro días de descanso, tiempo que servirá para que Curry acelere su proceso de recuperación de cara al encuentro del sábado en Portland. En cuanto a la lesión que Curry tuvo en el tobillo, Kerr fue categórico.

“Es como si te duele el pie, te das un puñetazo en la nariz y se te quita el dolor en el pie. Ahora parece que su tobillo está al cien por cien porque se está doliendo de la rodilla”, apuntó.

A pesar de la ausencia de Curry, los Warriors están siendo el mejor equipo de la postemporada. Antes de jugarse el segundo encuentro de la cita que van liderando 1-0 ante Portland, Golden State lideraba en anotaciones (11.3 PPJ), asistencias (28.5 APJ), puntos a partir de pérdidas de balón (21.3 PPJ), puntos en contraataques (19.0) y ratio defensivo (91.2).
El Bloque Deportivo 2016. Con la tecnología de Blogger.