Heat defiende su casa y fuerza al séptimo partido ante Raptors



MIAMI - Si los Toronto Raptors pretenden avanzar a la final de la Conferencia Este de la NBA tendrán que conseguirlo en Canadá.

El Miami Heat defendió su casa en el American Airlines Arena y con victoria de 103-91 forzó un séptimo y decisivo partido en la serie ante los Raptors.

Esta vez fue el esloveno Goran Dragic quien se vistió de héroe, al anotar 30 puntos, además de capturar siete rebotes, para encabezar el ataque de Miami, secundado por el capitán Dwyane Wade, con 22 unidades.

El Heat, obligado a ganar sí o sí, arrancó delante y siempre tuvo control del partido, al extremo de que sólo en los finales del primer cuarto los Raptors tuvieron ventaja por espacio de 27 segundos, pero los locales se recuperaron y cerraron el parcial delante 21-20.

A partir de ahí Miami marcó el ritmo del partido, con Dragic indetenible en las penetraciones hacia el aro, ante las cuales Toronto no tuvo defensa.

¿Cómo se prepara mentalmente un equipo al borde de la eliminación para enfrentar un partido así?

“Sabíamos todo lo que dependía de este juego y defendimos la casa. Este es un equipo que ha demostrado que nunca se da por vencido y todos salimos a hacer nuestro trabajo. Hoy las cosas salieron bien, de acuerdo con el plan del coach”, explicó el esloveno.

“Goran demostró hoy tener una gran estabilidad emocional. Esta era su noche y salió agresivo a la cancha. Eso era lo que necesitábamos de él y se lo pedimos. De hecho, se lo pedimos a todo el equipo y todos respondieron”, dijo por su parte el entrenador Erik Spoelstra. “Hoy no había margen de error, como no lo habrá el domingo”, añadió.

Fue en el segundo parcial cuando el Heat se despegó en la pizarra, cuando Dragic y Wade se encendieron y anotaron 14 y 13 puntos, respectivamente.

Entre ambos encestaron 27 de los 32 cartones del equipo en el segundo cuarto y en la segunda mitad el Heat supo mantener siempre la ventaja, a pesar de los intentos de los Raptors por darle alcance.

A pesar de otra gran noche de Kyle Lowry, con 36 unidades, y de DeMar DeRozan, con 23, Miami consiguió controlar a Bismarck Biyombo, dañino en el juego del miércoles, pero limitado a solamente cuatro puntos este viernes.

“Kyle (Lowry) y DeRozan hicieron su trabajo esta noche. Nosotros vinimos a tratar de liquidar la serie, pero no pudimos”, reconoció el entrenador visitante Dwane Casey.

“Dragic estuvo imparable y Wade es una estrella, pero creo que Justise Winslow tuvo un gran trabajo defensivo sobre Biyombo”, añadió Casey.

El séptimo juego para definir al rival de los Cleveland Cavaliers en la final de la Conferencia Este será el domingo en Toronto y Miami no podrá contar con su centro Hassan Whiteside, aunque sí hará el viaje con el equipo a la ciudad canadiense.

“Todavía no estoy listo. Si ganamos el domingo, entonces podría regresar en el primero o segundo juegos en Cleveland”, reveló Whiteside.

Por su parte, los Raptors tampoco podrán tener a su centro Jonas Valanciunas.

“No creo que pueda. Su tobillo está lejos de estar listo para el domingo”, dijo el coach Casey.

Los dos equipos tuvieron que jugar el máximo de siete juegos en la primera ronda, Miami frente a los Charlotte Hornets y Toronto ante Indiana Pacers.

Esta es la cuarta vez que los Raptors jugarán un séptimo partido en una serie de playoffs. En las ocasiones tres anteriores perdieron dos y ganaron una vez.

El Heat ha tenido que enfrentar esta situación nueve veces, con seis victorias y tres derrotas. De las seis oportunidades en que ganaron el juego siete, cinco lo hicieron en casa y una sola vez, ante los Atlanta Hawks en el 2009, lo consiguieron como visitantes.

 
El Bloque Deportivo 2016. Con la tecnología de Blogger.