De la mano de Westbrook y Durant, Thunder elimina a Spurs



OKLAHOMA CITY -- Para los San Antonio Spurs fue imposible recuperarse de dos golpes consecutivos y el tercero tan simple que ya parecían derrotados, tal vez desde antes de comenzar el partido.

El Oklahoma City Thunder eliminó en seis juegos a los Spurs, este jueves 113-99 en un marcador que ni siquiera refleja el poderoso dominio que tuvieron los locales en una noche redonda del Chesapeake Energy Arena.

El Thunder cada vez parecía más fuerte; por momentos los Spurs parecían inofensivo por completos y de no ser por Tim Duncan, quien sacó fuerzas de flaqueza hubiera terminado en un marcador de escándalo.

San Antonio sólo anotó 31 puntos en la primera mitad; la menor cantidad de toda la temporada en esos 24 minutos iniciales.

Fueron víctimas de sus propios errores y de la falta de velocidad, aunada a contundencia, a la que tanto temía el entrenador Gregg Popovich, quien señaló antes del juego que había que jugar sin errores.

Al llegar el descanso, los Spurs tenían más entregas de balón (6) que asistencias (5) y las jugadas en rompimiento rápido los tuvieron contra la pared desde el inicio.

“Todos estamos desilusionados. El único equipo que nunca está decepcionado es el que gana el último partido. Todos en esta liga a final somos perdedores, salvo uno”, dijo con su habitual ironía y sarcasmo Popovich en referencia a que sólo hay un equipo campeón.

Duncan “revivió de sus cenizas” para dar una demostración de honor, quizá la última, aunque nadie lo sabe con certeza; tal vez ni él.

Anotó 19 puntos, después de que había encestado 20 combinados en los cinco partidos anteriores; nueve en los anteriores cuatro.

“Me sentí bien esta noche”, dijo Duncan. “Hice algunos disparos que entraron y fallé algunos fáciles. En general, nos metimos en un hoyo del que ya no pudimos salir”.

En general, los Spurs encestaron 43 por ciento de sus disparos en el partido, pero las entregas de balón de la primera mitad y el déficit ya crónico abajo del tablero frente al Thunder (50-40) hicieron cada vez más difícil su situación.

Si se suma que Oklahoma City sólo perdió 10 balones, su menor cifra en la serie, y aventajaron por 16 los puntos en rompimientos rápidos (21-5), la situación de San Antonio era de esperarse.

“Tuvimos una de esas malas noches... uno de esos cuartos de pesadilla en el peor momento”, dijo Duncan en referencia al segundo periodo, en el que Oklahoma City se destapó 30-12 y ya nunca volteó para atrás. “Siempre damos crédito a nuestros oponentes y obviamente OKC supo hacer los ajustes y hacer lo que nosotros dejamos de hacer”.

“Ellos ejecutaron y forzaron malos disparos”, añadió. “Eso fue creciendo como bola de nieve. Nos metimos en un hoyo. Jugamos un poco mejor en la segunda mitad, pero fue sólo eso, poco y muy tarde”.

Los Spurs se convirtieron en apenas el segundo equipo de la historia que gana al menos 65 partidos (67) en quedar eliminados antes de llegar siquiera a las Finales de Conferencia Oeste.

Mucho tuvieron que ver Russell Westbrook y Kevin Durant, del Thunder, quienes se echaron el equipo a hombros después de la derrota en el primero de la serie por 32 puntos. San Antonio simplemente nunca encontró la manera de detener la velocidad de ambos.

Entre Westbrook y Durant generaron 88 puntos del Thunder en este sexto partido y fueron responsables de 76 por ciento de los puntos de su equipo en la serie.

“Ellos siempre juegan así, físico y agresivos”, dijo el guardia de los Spurs Tony Parker. “Russell siempre va a estar en modo de ataque y Kevin encestando los grandes tiros cuando más su equipo los necesita”.

“Eso es lo que ellos hacen y lo hacen bien”, añadió. “Hay que darle mucho crédito a Russell y KD. Aparecieron en los momentos grandes”.

 
El Bloque Deportivo 2016. Con la tecnología de Blogger.