Stephen Curry acepta que hablar del MVP lo distrae



OAKLAND -- Periodistas, coaches, aficionados, directivos y todo mortal que vea NBA sabe que no hay otro jugador que merezca el galardón a Jugador Más Valioso de la temporada que Stephen Curry. Pero, ¿qué piensa él? ¿Cómo lleva por dentro el ser el favorito para alcanzar el premio por segundo año consecutivo?

"No estoy jugando para eso, juego para intentar ganar partidos y hacer mi trabajo. Sería un gran honor lograrlo de nuevo y quién sabe qué sucederá, pero no me concentro en jugar para eso. El MVP me distrae. Se trata de hacer tu trabajo cada noche", afirmó a ESPN Digital tras alcanzar 33 puntos y cinco triples en la victoria ante Oklahoma City Thunder (121-106). Su evolución con respecto al año pasado es incuestionable. A día de hoy acumula siete puntos y dos triples más por partido. Su sangre fría y la manera en la que define los partidos, su carácter, su velocidad, su visión, son tantos los atributos que le convierten en el principal candidato que hay gente que hasta le pondría de presidente de Estados Unidos, como se pudo leer en una de las pancartas que se erigieron entre el público del Oracle Arena.

Más allá de la comparación entre la temporada pasada y la actual, a Curry ya se le está llegando a poner a la altura de Michael Jordan. A efectos de logros individuales aún le queda un trecho por recorrer, pero como líder de un equipo que va camino de igualar o incluso superar el récord de 72-10 de Chicago Bulls de la campaña 1995-96 las similitudes son inevitables. Sobre todo en este punto, cuando los Warriors ya han empatado en número de victorias como local en temporada regular con 44. Podrían romper el récord el lunes ante Orlando Magic.

Hasta este punto, si ponemos sobre la mesa las 44 victorias de cada equipo, hay varios aspectos similares que comparten Jordan y Curry. Según datos del Departamento de Estadística de ESPN, Curry promedió en ese periodo 25.6 PPJ (48.1 por ciento de efectividad), mientras que el seis veces campeón de la NBA llegó a los 27.5 PPJ (48.3 por ciento de efectividad). Ambos tuvieron tres partidos con al menos 40 puntos anotados y un partido en el que superaron las 50 unidades (51 para Curry y 53 para Jordan). Además, los dos alcanzaron dos robos de balón por encuentro.

En esta comparación de los 44 encuentros de ambos, Curry le gana la batalla a Jordan en triples (44.7 por ciento -184-de-412) y asistencias (7.3 APJ) por 41.7 por ciento desde el perímetro con 45-de-108 intentos y 5.1 APJ. En rebotes la cosa cambia, y es que el miembro del Salón de la Fama de la NBA logró 6.6 RPJ y el campeón de la liga el año pasado 4.3 RPJ.

Los números, números son, no obstante, en aquel final de la temporada 1995-96, Jordan se hizo con el JMV. ¿Alguien tiene alguna duda de que Curry repetirá éxito este año? Ni siquiera la humildad y la compostura del armador le hace titubear lo más mínimo -por lo bajini, eso sí- sobre la obtención de su segundo JMV consecutivo.

No hay comentarios

Danos tu opinion

El Bloque Deportivo 2016. Con la tecnología de Blogger.