Barry Bonds: "Dios sabe que yo soy un miembro del Salón de la Fama"



MIAMI - Aparte de la semana que estuvo como instructor invitado de los Gigantes de San Francisco hace dos primaveras, Barry Bonds utilizó por primera vez en nueve años un uniforme de Grandes Ligas, al colocarse el uniforme blanco de los Marlins de Miami.

Hablando en una conferencia de prensa de presentación el sábado en el Marlins Park, el rey de los jonrones en MLB, radicalmente más esbelto en comparación a sus días como jugador activo, dijo que sentía "natural" el volver a los campos de entrenamiento y las jaulas de bateo de los entrenamientos primaverales, y dijo que estaba emocionado por reunirse con lo que llamó la "fraternidad" de jugadores y entrenadores de Grandes Ligas.


El nuevo coach de bateo de los Marlins, Barry Bonds, tiene confianza de que puede ayudar a mejorar ofensivamente a un roster que incluye a Giancarlo Stanton y Dee Gordon. TNS via Getty Images
Y en referencia a otra fraternidad, los votantes del Salón de la Fama, ofreció un pequeño consejo a los que emitirán sus votos en el próximo proceso.

"Dios sabe que yo soy un miembro del Salón de la Fama", dijo Bonds.

En la más reciente ronda de votos de la Asociación de Escritores de Béisbol de EEUU, Bonds - cuya candidatura está ligada a alegaciones de esteroides por la investigación de la clínica BALCO - obtuvo el 44.3 por ciento de los votos emitidos, dejándolo a casi el 31 por ciento requerido para ser admitido a Cooperstown.

Ese fue el total de votos más alto que ha recibido en sus cuatro años en la boleta.

"Yo sé que soy un jugador del Salón de la Fama", dijo Bonds. "Realmente no tengo que decirlo. Yo los dejo a ustedes tomar esa decisión. Esa no es mi fraternidad.

"Pero en mi fraternidad, en las Grandes Ligas, no existe un solo jugador que se pueda sentar frente a mí y decirme que no lo soy. No existe un solo entrenador que me haya entrenado y que diga que no lo soy".

Bonds, de 51 años, terminó su carrera en el 2007 como el líder de todos los tiempos en cuadrangulares (762), boletos (2,558) y boletos intencionales (688) junto con su OPS de por vida de 1.051.

"En mi fraternidad, en las Grandes Ligas, no existe un solo jugador que se pueda sentar frente a mí y decirme que no lo soy [un Salón de la Fama]. No existe un solo entrenador que me haya entrenado y que diga que no lo soy."

Barry Bonds, coach de bateo de los Marlins

Los Marlins llevaron a cabo a su conferencia de prensa del sábado en su Festival Anual de Fanáticos, el que contó con una escasa asistencia en un día frío y nublado. Los Marlins promediaron poco más de 21,000 fanáticos la pasada temporada, llegando en el puesto No. 28 en asistencia entre los 30 equipos de MLB.

El regreso de Bonds a un dugout ha sido visto por muchos observadores como un matrimonio de conveniencia. Puede comenzar a reformar una imagen manchada por el alegado uso de sustancias para mejorar el rendimiento (PED's, por sus siglas en inglés) a la luz de las votaciones para el Salón de la Fama y los Marlins pueden conseguir un poco de impulso en exposición.

El impulso para el regreso de Bonds al juego que él dominó por casi una década comenzó en octubre con una llamada telefónica del dueño de los Marlins Jeffrey Loria a Bonds - incluso antes de que el equipo cuadrara su acuerdo con su nuevo manager Don Mattingly.

El presidente del equipo David Sampson dijo que la contratación de Bonds no es un truco publicitario.

"Para bien o para mal, y le pueden preguntar a nuestro equipo de relaciones públicas, no creemos en la publicidad cuando hacemos algo", dijo Sampson. "Nosotros hacemos lo que creemos es correcto, así que no pensamos en eso. Pensamos que Bonds puede ayudar a nuestros bateadores a ser mejores y que nos puede ayudar a ganar partidos".

Bonds hereda un roster que está lejos de estar carente de talento entre sus bateadores. El toletero Giancarlo Stanton promedia cerca de 35 jonrones por temporada y tiene un OPS de por vida de .909. El primer bate Dee Gordon lideró la Liga Nacional en promedio de bateo (.333), bases robadas (58) y ganó un Guante de Oro luego de ser cambiado por los Dodgers de Los Angeles.

Sin embargo, Bonds tiene confianza de que puede enseñarle a los bateadores de los Marlins un par de cosas sobre golpear pelotas.

"Espero que no crean que saben más que yo, porque no es así", dijo Bonds en broma.

Gordon, que conectó cuatro jonrones la pasada temporada, cifra máxima en su carrera, dijo que no intentará tener más músculos para batear más bambinazos.

"Si logro atrapar uno, es por suerte, y me siento bien teniendo suerte un par de veces al año", dijo Gordon. "Espero pasar de cuatro (jonrones) a dos".

Muchos creen que la ausencia de Bonds del deporte por los pasados ocho años es el resultado de que el deporte haya querido alejarse de su vinculación con el escándalo en la era de las PED. Su convicción por obstrucción a la justicia en el juicio de BALCO fue revocada en apelación por el Noveno Circuito la pasada primavera.

"Yo pienso que Barry pertenece al béisbol, sin duda alguna", dijo Sampson. "Él es una parte importante de la historia del béisbol. Así que tenerlo de vuelta en el lado de MLB importa, y me alegra que sea como un Marlin".

Bonds dijo que no está en sus manos el explicar por qué no había vuelto al deporte en todos estos años tras su retiro como jugador activo.

"No creo que esa sea una pregunta que yo pueda contestar", dijo.


No hay comentarios

Danos tu opinion

El Bloque Deportivo 2016. Con la tecnología de Blogger.