El Barça pierde gas sin Messi y cae ante el Sevilla



BARCELONA, España (AP) -- Esta vez ni Luis Suárez ni una mejor versión de Neymar en ausencia de Lionel Messi lograron rescatar al Barcelona, que el sábado perdió 2-1 de visita al Sevilla en la liga española y dejó mala imagen por tercer partido consecutivo desde que el astro argentino se lesionara la rodilla hace una semana.

Con baja prevista al menos para mes y medio más, Messi pudo constatar a distancia como su equipo le echa de menos, pues el Barsa cedió su segunda derrota del campeonato en cancha del cuadro andaluz, que empezó la séptima jornada en 16ta posición en la tabla y subió a la undécima.

Los azulgranas sí pudieron vencer 2-1 a Las Palmas tras lesionarse Messi a los nueve minutos, gracias a dos goles de Suárez, y volvieron a ganar el martes por 2-1 a Bayer Leverkusen en la Liga de Campeones, igualmente con gol del ariete uruguayo. Pero en ambos partidos destilaron mal fútbol, en el segundo perdieron también al volante Andrés Iniesta por lesión y, ya en Sevilla, evidenciaron todas sus carencias sin el concurso de "La Pulga".

"Hicimos méritos en la primera parte para ganar. No hay que echarle la culpa a la defensa. En estos partidos, cuando perdonas lo pagas muy caro", expresó Suárez.

Al cuadro de Unai Emery le bastaron goles de Michael Krohn-Dehli a los 52 minutos y Vicente Iborra a los 58 para tumbar al equipo barcelonista, que pudo recortar gracias a un penal convertido por Neymar (74) pero quedó relegado al tercer lugar con 15 puntos, con peligro de ser rebasado por Real Madrid y Atlético de Madrid, quienes suman 14 y 12 unidades, respectivamente, y se enfrentan entre sí el domingo.

El líder por ahora es el Villarreal con 16 puntos, seguido del Celta de Vigo con 15. Los primeros enfrentan al Levante en la jornada dominical.

En otros partidos, Granada y Deportivo igualaron 1-1, y el Sporting de Gijón ganó 2-1 en cancha del Espanyol gracias a un tanto en los descuentos de Alex Menéndez. Los visitantes cobraron ventaja mediante Alen Halilovic (10) y el cuadro españolista niveló transitoriamente por vía de Felipe Caicedo (62), después de que el ecuatoriano fallara un penal provocado por él mismo y antes de que abandonara la cancha con problemas físicos.

Eibar también ganó a domicilio: 2-0 frente a Las Palmas. Además, Málaga rompió su sequía anotadora y tumbó 3-1 a la Real Sociedad gracias a un triplete de Charles (4, 7 y 89).

Sevilla y Barsa disputaron un partido campo abierto para beneficio de conducciones y pelotazos largos. Los barcelonistas se apoyaron con frecuencia en la banda derecha y disfrutaron de un Neymar protagonista, quien asumió galones de líder en ausencia de Messi e Iniesta.

El brasileño fabricó la mejor ocasión del primer tiempo al forzar un tiro libre directo que ejecutó él mismo de forma ejemplar pero con escasa fortuna, pues la pelota impactó en el poste por dos veces tras rebotar en el cuerpo del arquero y se paseó por la línea de gol sin que Gerard Piqué se decidiera a empujar, permitiendo el rechace de la defensa.

Antes, Neymar ya había probado los reflejos de Sergio Rico y asistido a Suárez, lento en la definición. El uruguayo también impactó la madera con una comba desde fuera del área.

Kevin Gameiro fue el principal azote de la defensa visitante, aunque el chileno Claudio Bravo, reaparecido tras su lesión, controló su cabezazo picado primero y aguantó luego otra buena incursión tras pase diagonal de Krohn-Dehli.

El Barsa alcanzó el descanso pendiente de ajustar conceptos ofensivos. Sin embargo, fue el Sevilla el que salió como un tiro de la caseta y, tras una recuperación de Grzegorz Krychowiak, Gameiro retó a Jordi Alba y Jeremy Mathieu en velocidad, ganó la carrera y cruzó para que Krohn-Dehli remachara a gol en llegada al segundo poste.

El tanto fue el primero encajado por Bravo en el campeonato, retrató a los laterales barcelonistas, y Mathieu volvió a quedar malparado en el 2-0, cabeceado por Iborra, aprovechando un centro de Krohn-Dehli y la mala posición en el área del zaguero francés.

Con el partido inclinado del lado local, Neymar volvió a tirar del Barsa y sacó a relucir lo mejor de su diestra, pero Rico sacó dos latigazos prácticamente consecutivos. El recorte visitante llegó de penal por mano de Bénoit Trémoulinas y lo subió de tiro raso el brasileño, capaz de generar otra gran ocasión con profundización para Suárez, cuyo centro remató al poste Sandro Ramírez.

"Ambos tuvimos muchas ocasiones. Es increíble que nos vayamos con un solo gol. Preferimos un partido con más control. Penalizamos 10 minutos malos en la segunda parte", lamentó el técnico azulgrana, Luis Enrique.
El Bloque Deportivo 2016. Con la tecnología de Blogger.