Stoll sostuvo el invicto de México



CIUDAD DE MÉXICO (Campeonato FIBA Américas) - Su invicto caminó por la cornisa. Y sus nervios pasaron la prueba más dramática. Pero México superó la tormenta, aguantó el chubasco, y logró un triunfo clave sobre Puerto Rico, al que derrotó 92-86 luego de clavar una ráfaga de 7-0 en los últimos 33 segundos, con el pequeño Paul Stoll convertido en gigante. Claro que antes de ese cierre de locos hubo alguien que puso los cimientos: Héctor Hernández, que sumó 28 puntos y 12 rebotes en un juego que tuvo 14.400 espectadores, el récord histórico de afluencia en el Torneo de las Américas.

Al segundo bombazo de tres puntos de un inspirado “Paco” Cruz, México lo aprovechó para duplicar a su rival en el marcador: 12-6. Sin embargo, ese vertiginoso primer cuarto pareció, al menos por momentos, un show de triples: Holland acortó a la mínima (11-12) y Ayuso, con otro acierto desde el perímetro, volvió a dejar el tanteador a sólo uno (14-15).

Un triple de Hernández, otro de Cruz (que tuvo 3/3 desde el perímetro y llegó a 11 en su cuenta en ese cuarto) y un imponente alley oop definido por Gustavo Ayón dejaron la diferencia en seis (24-18), aunque un productivo Rivera, también desde los 6,75 metros, redujo la desventaja a tres (21-24) al cierre de un primer cuarto en el que el local, sobre todo por la capacidad de Ayón, ganó la lucha por los rebotes por un amplísimo 12-4.

En el inicio del segundo cuarto, México insistió con sus ofensivas cerca del cesto y los boricuas, con mayor variedad de recursos, pasaron al frente hasta sacar cinco (35-30) con un doble de Rivera y el libre adicional por la falta recibida en la misma jugada. Con Héctor Hernández como líder, y su versatilidad para postearse de espaldas al cesto o lanzar de frente desde el perímetro (13 puntos en el cuarto), los aztecas revirtieron la situación: metieron un parcial de 11-2, pasaron arriba 40-37 y lograron siete de diferencia (47-40) con un triple de Stoll, poco antes de irse al descanso largo 47-42 arriba.

Hernández siguió tirando del carro en México y los boricuas, con gran capacidad de lucha, acortaron o evitaron que la diferencia trepara más allá de los siete puntos. Un triple de Stoll, dos penetraciones de Jorge Gutiérrez y un doble de contra de Hernández (llegó a 25) hicieron saltar al público y le metieron picante al tercer cuarto, pero Puerto Rico no se cayó. Siguió de pie, yendo al frente, para arrancar los últimos 10 minutos con desventaja de sólo cuatro (65-69).

Con Ayón afuera por cinco faltas, el equipo de Rick Pitino pasó arriba 81-80 y estiró la diferencia con un triplazo de Vassallo (84-81). En un cierre de alto voltaje, y con el agua al cuello, México lo dio vuelta con una flotadora y un doble de contraataque de Gutiérrez, luego de un “pasamanos” con Cruz (85-84). Clemente llenó de dudas al Palacio de los Deportes con un acierto de dos puntos (85-86) y allí apareció la figura de Stoll: triple clave para pasar arriba y dos libres anotados luego de recibir una falta, para colocarse la capa de héroe de la noche. A la fresa del pastel la puso Adrián Zamora, cuando la pelota circuló por todo el ataque y llegó al corazón de la pintura. México había superado su examen más complicado. Y mantuvo su invicto.

No hay comentarios

Danos tu opinion

El Bloque Deportivo 2016. Con la tecnología de Blogger.