Grandes Ligas: Los peores contratos



Aunque las descripciones más tradicionales del béisbol como deporte tienden a involucrar tartas de manzana, madres, cacahuates y botanas marca Cracker Jack, fantasmas en maizales y águilas calvas pescando truchas, el béisbol es, de hecho, un negocio. Y un negocio bastante bueno, con cerca de nueve mil millones de dólares en ingresos en el 2014.

Considerando que los peloteros ganan gran parte de ese dinero (lo cual me parece lógico considerando que pagamos por ver a Giancarlo Stanton pegarle a una pelota de béisbol y no al dueño de los Marlins, Jeffrey Loria, firmar un cheque), muy pocas discusiones en torno al valor de un jugador son completamente independientes de sus salarios. Los salarios del béisbol ocupan los titulares y los contratos de nueve cifras podrían representar ganancias serias para una franquicia en condiciones adecuadas.

Como cualquier persona que siga el béisbol, varios de esos contratos resultan terribles, con resultados que van desde una distracción en el mejor de los casos, a algo que paraliza al equipo durante años, en el peor de los casos.

Cada año, nos ponemos al día con los peores contratos en el béisbol, con la ayuda computarizada del sistema de proyecciones ZiPS y es hora de una actualización. A continuación les presentamos los diez peores contratos basados en la diferencia entre los dólares restantes en el contrato y el valor en dólares estimado del desempeño proyectado restante (suponiendo 6.6 millones de dólares para el 2016 con 5% de crecimiento un año después).

Dos de los principales sostenes de nuestra lista de los diez peores contratos han desaparecido. A Ryan Howard, el santo patrón de los malos contratos, le quedan aproximadamente $43 millones en su contrato y, aunque, según las proyecciones, los Phillis no recibirán prácticamente nada a cambio de su dinero, $43 millones en rojo es suficiente como para sacarlo de los diez principales. Otro eterno contrato, el acuerdo de Alex Rodriguez que inició con 10 años y $275 millones en el 2008, tiene cerca de $47 millones restantes, y gracias a que A-Rod está de regreso, sin lesiones y jugando realmente bien, ese acuerdo ya no se considera como un grave problema a futuro.

Pero basta de quién no está en la lista; repasemos quiénes sí están.

1. Albert Pujols, 1B
Angelinos de Los Ángeles
menos-$109 millones

Sí, el Príncipe Albert regresó al Juego de las Estrellas este año por primera vez desde el 2010 y tiene posibilidades de batear 40 jonrones. Sin embargo, a sus 35 años, ha continuado su transición de uno de los bateadores más dinámicos de su generación a un bateador de jonrones unidimensional. Su promedio de bateo actual es de .255, 73 puntos menos que su registro antes de llegar a Los Ángeles, y su .318 de promedio de embase (OBP) es terriblemente bajo para un jugador que alguna vez registró ocho temporadas consecutivas de .400 de OBP. Además, ya no aporta valor con su defensa de primera base... y aún le quedan muchos años de contrato (hasta la temporada 2021).

2. Matt Kemp, OF
Padres de San Diego
menos-$85 millones

¿Qué tan mala ha sido la temporada 2015 de Kemp? Critiqué duramente el acuerdo desde el punto de vista de los Padres, e incluso ha logrado ser mucho peor de lo que esperaba. Kemp, quien ha tenido problemas toda la temporada para mantener su OPS por encima de .700, se enfrenta a una lucha cuesta arriba para alcanzar 20 jonrones esta temporada. Y se supone que el poder de bateo debía ser su pan de cada día; ciertamente no lo es su mediocre disciplina en el plato ni su torpe juego defensivo. Kemp aún podría tener algún valor, pero será para un equipo que pueda necesitar un bateador designado en un parque amigable para los bateadores. La única buena noticia para los Padres: los Dodgers exigieron el pago de la mayor parte del contrato de Kemp, aunque no su totalidad.

3. Miguel Cabrera, 1B
Tigres de Detroit
menos-$84 millones

Cabrera sigue siendo uno de los bateadores más peligrosos del béisbol cuando está saludable, un jugador mucho mejor que cualquier otro en esta lista. Sin embargo, incluso un gran jugador puede acarrear un costo demasiado alto. El contrato de ocho años y $248 millones de Cabrera no comienza sino hasta la próxima temporada, ya que los Tigres cerraron el millonario acuerdo de modo desconcertante dos años antes, sin recibir ningún beneficio real, ya que habían firmado una extensión de contrato con Cabrera antes de la temporada 2014. Puedes apilar todos los premios de Cabrera en los años recientes, pero recuerden, los Tigres no están pagando ninguno de estos honores con el nuevo contrato. Pagar un ojo de la cara por un jugador que inicia el contrato a los 33 años significa exponerse al desastre.

4. Shin-Soo Choo, OF
Vigilantes de Texas
menos-$84 millones

Un precio desmesurado para los Vigilantes antes de la temporada 2014, y la temporada 2015 de Choo fue simplemente mediocre. A Choo, quien cumplirá 34 años cerca del Juego de las Estrellas de la próxima temporada, aún le quedan cinco años de contrato, y, de acuerdo con las proyecciones de ZiPS, nunca volverá a tener un valor de dos WAR.

5. Robinson Canó, 2B
Marineros de Seattle
menos-$79 millones

Con el contrato de diez años que Canó firmó antes de la temporada 2014, siempre existió la probabilidad de que viéramos un grave deterioro antes de que concluyera su década en Seattle. ZiPS se mostró moderadamente optimista sobre Cano en aquel momento, suponiendo que pudiera retrasar dicho deterioro hasta el quinto o sexto año. El serio deterioro que mostró en el segundo año, especialmente en términos de disciplina básica en el plato, hace que el contrato sea una oferta mucho más riesgosa y, aunque ha jugado bien últimamente (.995 de OPS desde la pausa del Juego de las Estrellas), aún hay varios motivos de preocupación después de lo que fácilmente podría describirse como su peor racha de tres meses como pelotero de las Grandes Ligas.

6. Prince Fielder, 1B
Vigilantes de Texas
menos-$77 millones

Fielder encabezó la lista de los peores contratos del año pasado, así que ocupar el sexto lugar en esta ocasión es buena noticia para los fans del corpulento slugger. Sus estadísticas de .327/.394/.499 y excelente salud esta temporada son una buena señal, sin embargo, incluso aun cuando se han disipado los motivos de preocupación sobre Fielder en el corto plazo, los problemas de largo plazo aún no se han resuelto. Fielder sigue siendo un jugador de poco más de 30 años con un conjunto de habilidades que por lo general no envejecen bien, y aún le deben $120 millones después de esta temporada. Además, tendrá grandes problemas para mantener un BABIP de .340, es decir, 30-40 puntos por encima de su mejor época con los Cerveceros.

7. Justin Verlander, L
Tigres de Detroit
menos-$71 millones

¡Finalmente, un lanzador! Aunque los lanzadores son más riesgosos que los bateadores debido a los problemas con las lesiones, el hecho de que hasta ahora estemos viendo a un lanzador sugiere que los equipos están haciendo un buen trabajo al considerar dicho aumento del riesgo de lesión en el precio. Es cada vez menos probable que vuelva el Justin Verlander que ganó el Premio Cy Young, y las lesiones de los últimos seis meses hacen que la propuesta de que, por lo menos, consuma entradas para los Tigres sea aún más riesgosa.

8. CC Sabathia, L
Yankees de Nueva York
menos-$54 millones

La mala noticia: ZiPS no ve ninguna contribución positiva significativa de Sabathia en el futuro. La buena noticia: A Sabathia le queda un solo año de contrato, con opción para el 2017. Si Sabathia se lesiona el hombro izquierdo en el 2016, los Yankees tienen la posibilidad de zafarse de otros $20 millones (opción de $25 millones para el 2017, con una opción de rescisión de $5 millones). Hubo un tiempo en el que ZiPS consideraba a Sabathia como la mejor esperanza para ser el próximo ganador de 300 juegos. Ahora, las proyecciones indican que no llegará a 250.

9. Joe Mauer, 1B
Mellizos de Minnesota
menos-$51 millones

Cambiar a Mauer de detrás del plato a primera base fue supuestamente para mantenerlo ileso; lamentablemente para los Mellizos, con el cambio dejó atrás su ofensiva. Aunque ser el John Olerud de los pobres no es lo peor del mundo, con $23 millones al año, recibe un sueldo del Olerud de los ricos. Mauer es solo un primera base provisional en este momento, aunque, a tres años de concluir el acuerdo de ocho años, se aproxima el final de su decepcionante contrato.

10. Elvis Andrus, SS
Vigilantes de Texas
menos-$51 millones

La mayoría de los peores contratos comparten algunas similitudes notables, he aquí las dos principales: (1) Los contratos suelen ofrecerse haciendo demasiado énfasis en el desempeño pasado; y (2) El declive de los jugadores más veteranos no se evalúa correctamente. El contrato de Andrus es la excepción: firmó en abril de 2013, cuando Andrus tenía apenas 24 años. No mentiré, pensé que era un acuerdo razonable en esa época, ya que Andrus acababa de terminar una temporada en la que mostró continuo desarrollo ofensivo (su OPS+ de 94 fue el mejor de su carrera) y parecía haber tenido uno de los mejores guantes como parador en corto de la Liga Americana. En cambio, el juego de Andrus ha sufrido un retroceso considerable, mucho antes de que el declive relacionado con la edad debiera ser motivo de preocupación, y dicho retroceso ha sido en todos los aspectos de su juego. Un gran campo corto con 90 de OPS+ es un buen jugador, pero un campo corto por debajo de la media con 80 de OPS+, es un jugador decepcionante. El caso de Andrus no es caso perdido y gana "solo" $15 millones por año, pero, con siete años restantes, la situación no se presenta bien.

Por Dan Szymborski
ESPN Insider

El Bloque Deportivo 2016. Con la tecnología de Blogger.