Los bolazos, algo cíclico del béisbol

Yordano Ventura

PHOENIX – Estuvo en boca de todos en estos días los incidentes con los Reales de Kansas City, frecuentes víctimas de bolazos en las primeras tres semanas de la temporada.

Yordano VenturaPor supuesto, lo hecho por el dominicano Yordano Ventura y su compatriota Kelvin Herrera y sus respectivas suspensiones han sido tema de muchos debates. Pero las riñas por pelotazos no representan nada nuevo. Y aunque el manager de los Diamondbacks, Chip Hale, habla de una “epidemia” de bolazos, la realidad es otra.

La frecuencia de bateadores golpeados por lanzamientos ha subido un poco, pero nada que ver con “epidemia” (el número redondea las 0.35 por cada partido). De hecho, lo que provocó las incidencias de hace poco más de una semana entre Kansas City y Oakland no fue propiamente un bolazo, sino un fuerte deslizaje de Brett Lawrie en la segunda con el venezolano Alcides Escobar cubriendo dicha almohadilla.

La gente puede criticar las normas no escritas del béisbol de tener que proteger a los compañeros con bolazos. La gente puede criticar lo que se percibe como un exceso de sensibilidad de parte de los equipos—y sobre todo los lanzadores—cuando un jugador admira o celebra de más sus batazos largos. Y del otro lado, se puede argumentar que los bateadores ya se creen dueños de la parte interna del plazo y la caja de bateo, algo que imposibilita tirarles adentro sin provocar alguna clase de incidente.

Algo está claro: Esa “cultura” del béisbol al más alto nivel no va a cambiar. Vean lo expresado por Hale, en su primera temporada como dirigente de Grandes Ligas.

“Si los tuyos siguen siendo golpeados, vas a tener que darle un bolazo a alguien (del equipo contrario)”, expresó el piloto durante el fin de semana.

También existe la idea de cómo hacer eso. Lo primordial, según los jugadores, coaches y managers, es no tirarle a la cabeza a nadie, sino golpearlo donde no haya peligro de hacer mucho daño.

“Hay que hacerlo la manera correcta, en la parte inferior del cuerpo”, afirmó Hale.

Este fin de semana en Arizona, el tema de los pelotazos estuvo sobre el tapete por otro motivo con la serie entre Piratas y Diamondbacks. En agosto del año pasado, el colombiano Ernesto Frieri le puso fin a la temporada de Paul Goldschmidt con un lanzamiento que le fracturó la mano izquierda. En el siguiente juego, el panameño Randall Delgado le dio un bolazo en la espalda a Andrew McCutchen, quien una semana después sufrió una lesión en el costado que lo envió a la lista de lesionados. Se especuló que el pelotazo de Delgado pudo haber contribuido a dicha dolencia.

“Es una guerra territorial”, manifestó el manager de los Piratas, Clint Hurdle, en ocasión del regreso de Pittsburgh al Chase Field por primera vez desde aquellos sucesos. “Son cada vez más los equipos que tratan de lanzar adentro. Esa es una gran parte de nuestra filosofía de pitcheo”.

Agregó Hale: “Tienes que pitchar adentro, eso es parte del béisbol. Si no pitchas adentro, te van a hacer bastante daño porque los bateadores son demasiado buenos. Entonces, hay que tirar adentro pero también hay que saber hacerlo de la manera correcta”.

Se acepta que hay que lanzar adentro. Y cuando sucede algo percibido como injusticia, hay que devolverle fuego al otro equipo y lo más común son los bolazos. ¿Es correcto eso? En el papel no, pero ni ustedes ni yo vamos a cambiar esa parte del juego en un futuro cercano.

Lo que sí duele es ver la ausencia de superestrellas como Goldschmidt y McCutchen debido a este tipo de incidentes que, al fin y al cabo, no son lesiones de puro béisbol.

La justicia impuesta con bolazos siempre ha sido una táctica peligrosa. Pero no es más peligrosa ahora que hace un año ni hace dos décadas. Las medidas drásticas vendrán cuando alguien sufra un verdadero daño cerebral en la caja de bateo. Hasta entonces, será algo cíclico, como ha sido siempre.

No hay comentarios

Danos tu opinion

El Bloque Deportivo 2016. Con la tecnología de Blogger.