Nadal, eliminado en Australia



MELBOURNE -- Otro de los pesos pesados dijo adiós. El primer Grand Slam de la temporada ya no tiene en el cuadro a Rafael Nadal (3° favorito), quien perdió con Tomas Berdych (7°) por 6-2, 6-0 y 7-6 (5) en los cuartos de final. Así, el checo cortó una racha de 17 derrotas al hilo ante el español y espera en semifinales del Abierto de Australia por Andy Murray (6°), que no le dio chances a Nick Kyrgios (53°).


Cuatro jornadas después de la eliminación de Roger Federer, esta vez fue Nadal, otro excampeón en Melbourne y exnúmero uno del mundo, quien hizo las maletas. La despedida del suizo sorprendió por haber sido en tercera ronda y la del mallorquín por la forma en que fue superado.


Campeón aquí en 2009 y otras dos veces finalista (2012 y 2014), el español venía de menor a mayor en esta vuelta al circuito ATP, pero se encontró con un Berdych muy inspirado que lo maltrató con su mix de saque y derecha y así agudizó una tarde para el olvido del nueve veces ganador de Roland Garros y dueño de 14 coronas de Grand Slam.


Para colmo, en la previa muchos daban aún más favorito de lo previsible a Nadal, ya que estaba 18-3 en los duelos personales frente al checo y le había ganado los 17 más recientes. Sí, la última victoria de Berdych sobre el español había sido allá por 2006.


Para Berdych, este triunfo significó quitarse un gran peso de encima contra Nadal y, además, igualó su mejor tarea en este certamen, ya que hizo semis hace 12 meses. Sabía Nadal que debía tratar de controlar la propuesta siempre audaz del checo, pero se combinaron para vivir un partido tremendo en favor del vencedor, con pasajes donde fue realmente demoledor.


Sólo en el tercer set se dio una lucha pareja ya que el checo levantó dos ocasiones de quiebre estando 4-4. Y luego el español remontó dos puntos de partido, al servir 15-40 en el duodécimo juego, que lo mantuvo con gran esfuerzo y estiró la lucha a la muerte súbita. Ya Berdych fallaba un poco y Nadal respondía mejor con sus defensas y contragolpes. Se puso 5-1 el ganador hasta que logró cerrar la historia y concretar un triunfo inolvidable.


En el balance, Berdych obtuvo el 82% de los puntos que jugó con el primer servicio, concretó 10 aces y un total de 46 tiros ganadores. Además, definió la mitad de los break points, con cinco sobre 10.


Así, el checo se ilusiona con llegar a su segunda final de Grand Slam, tras la que perdió, precisamente con Nadal, en Wimbledon 2010.


Para eso, deberá sortear a un Murray que llega en muy buena forma, con apenas un set cedido en todo el torneo. Este martes, el escocés se impuso por un claro 6-4, 7-6 (5) y 6-3, evidenciando las limitaciones que aún presenta Kyrgios para estas instancias.


Murray sumó 12 tiros ganadores más que su rival, cometió 10 errores no forzados menos, y prevaleció en un rubro clave para el australiano: el servicio.


El británico ganó el 80% de los puntos disputados con su primer saque y sufrió un solo quiebre en las tres mangas, mientras que Kyrgios bajó esa estadística hasta el 65% (más de 10 unidades menos que el promedio en las cuatro primeras rondas) y solo pudo impactar nueve aces, ante los más de 20 que había conectado en cada partido anterior (incluso otro a tres sets).


Desestabilizado desde su centro de confianza, Kyrgios se pareció más al que sufrió en primera ronda con Federico Delbonis o al que casi queda eliminado en sets corridos ante Andreas Seppi en octavos. En definitiva, a la versión que venía mostrando desde los últimos meses de 2014, tras diversas molestias físicas y todavía lejos del 100%.


En efecto, a Australia llegó con muy poco rodaje y una presentación con pocas luces en Sídney, la semana previa. Pero a fuerza de su saque y del increíble contagio que generó en el público local, al australiano le alcanzó para estar otra vez entre los mejores ocho de un Grand Slam antes de los 20 años. La anterior, claro, tras derribar a Nadal en Wimbledon 2014.


Para Murray, en tanto, credenciales ya renovadas tras dos recuerdos desalentadores: el inmediato, el de las Finales ATP, su última imagen en competencia hasta Melbourne, y con estruendosa salida ante Federer (6-0, 6-1); el otro, respecto de su propio camino en Australia, que 12 meses atrás lo había visto transitar a los tumbos (venía de la operación en la cadera) y salida justamente en cuartos y también a manos de Federer.


Ahora, el escocés buscará su cuarta final en el torneo (perdió las otras tres), con una historia muy particular alrededor de su próximo enfrentamiento con Berdych: la presencia en el medio de Daniel Vallverdú, amigo de Murray y parte de su equipo de trabajo entre 2009 y 2014; hoy, entrenador del checo..


No hay comentarios

Danos tu opinion

El Bloque Deportivo 2016. Con la tecnología de Blogger.